Hablamos de placer?

POR QUÉ NO DECIMOS LO QUE QUEREMOS?

KEYWORDS: compartir - hablar - confianza - comunicación - sexualidad - autoplacer

     Los gringos dicen “sharing is caring”, que se traduce a algo así como “compartimos porque nos importa”. Pregúntense, ¿comparten o dicen lo importante? 

    En todo orden de cosas, pero enfoquémonos en la cama (asumamos, para efectos de esta conversación, el término “cama” como relación sexual o momento de placer), ¿comparten? ¿Dicen lo que quieren, cómo les gusta, lo que esperan?

     ¿Por qué no hablamos? Y aquí me incluyo, porque en la cama SÍ hablo de todo, pero hay veces en que el “lo que tu quieras” es más cómodo para mí. 

     Se han dado cuenta que la mayoría de las veces que van comer con su pareja y, les preguntan “qué quieres o qué vas a pedir?”, la respuesta es “elige tú”; o cuando la pregunta es “qué hacemos hoy?” contestan “lo que tú quieras”. En la cama es igual, he notado que son pocas las personas que se sienten cómodas hablando de lo que les gusta o lo que esperan.

    No decimos quiero esto, quiero me hagas eso, o quiero hacerte aquello… ¿Cuántas veces han pensado “¿por qué paraste?” o “un poco más a la derecha”, “más fuerte” o “más suave”, pero no lo dicen? Han tenido experiencias “one night stand” (sexo casual de una noche), que terminan en una llamada a tu amig@, al día siguiente diciendo, “puta que era penca!” o “fingí todo el rato, quería que puro se acabara”. Si esperan una noche increíble, ¿por qué no ayudar para lograrlo? Nadie se va a ofender si tenemos la delicadeza de “guiar” en lugar de criticar, y les aseguro que el resultado puede ser ¡¡¡mágico!!!

     Seamos francos, hay un factor inseguridad que afecta mucho, hay miedo a la reacción del otro, y peor aún, ¿serían Uds. mism@s capaces de aceptar corrección o crítica constructiva en el momento en que es necesario escucharlo para corregir?

     NADIE, pero NADIE, tiene la bola de cristal o la habilidad de leer la mente, ¿por qué esperamos que en la cama las parejas sepan por arte de magia? ¿qué queremos o cómo lo queremos? 

     Si yo no digo lo que y como, no puedo esperar que alguien sin información logre satisfacerme a la perfección, entonces vuelvo a los primeros temas que cubrí con este blog “autoplacer” y “masturbación (femenina y masculina)”, cuando nos descubrimos y aprendemos qué nos gusta y qué nos hace explotar de placer, podemos perfectamente enseñarle a nuestra pareja qué hacer, cuándo y cómo hacerlo. 

     Si esperas que tus hijos ayuden con las tareas de la casa, les explicas que hacer para que ayuden, ¿cierto? Si tienes un trabajo en grupo en el colegio o en la universidad, se reúnen y conversan al respecto, o cuando hay un proyecto en equipo en la pega, se dan instrucciones, el mismo principio aplica en la cama, si quiero que me den placer, es importante decir lo que quiero, para obtener el resultado que espero.

    Pero no sólo decir asertivamente lo que te gusta es importante, también debemos tener la inteligencia para ser receptivos cuando nos dicen, “no por ahí” o “¡así no!”, este tipo de comentarios son los que hieren nuestro ego y nos hacen menos comprensivos al momento de recibir critica constructiva. Es fundamental que sepan, entiendan y tengan super presente que todas las personas del mundo son distintas, por lo tanto, a pesar de que muchos gustos sean parecidos, a todos nos gusta distinto, teniendo eso en mente queda claro que NADIE SABE TODO, por ende, no puedes satisfacer a un otr@ sin tener información respecto a sus gustos.

    Hay palabras clave en este tema, confianza, comodidad y comunicación, son la base en una relación (del tipo que sea), pues también lo son en el placer, tener la confianza para decir las cosas, sentirte cómodo para comunicar asertiva y efectivamente la información y la mente abierta para aprender también del otr@.

     Cuando yo salgo y elijo a la víctima de la noche, parto con la base de querer pasar un buen rato, entonces no se me ocurre en ningún momento que va a ser un fiasco, cómo logro que realmente sea como yo espero, en el proceso de “engrupir” voy entregando información y preguntando lo que es importante para mí, pero si en el momento siento que algo falla, parto yo, y pregunto “que quieres” o que te gustaría hacer”, “que no has hecho antes” y una vez que tu preguntaste, el otr@ sabe que debe preguntar antes de atacar, no digo que sea un método infalible, pero inténtenlo y me cuentan cómo les va.

    En una relación estable es mucho más fácil, pedimos una cita o incluso un momento para conversar y metemos el tema entremedio, cada uno tiene sus métodos para decir las cosas, pero tengan en cuenta que siempre con cuidado de no herir egos, porque los resultados no van a ser favorables, digamos “cuando me haces esto, me gusta así…” o vi esto y me gustaría intentarlo, hay mil maneras, es cosa de intentarlo y en el camino se van mejorando la forma y el fondo del mensaje que entregan.

     Creo que lo he dicho casi todo, lo más sustancial por lo menos, pero si tienen dudas, ¡siempre me pueden escribir!

Esta vez no será diferente, así que esta es la tarea pa la casa: una vez que sepan lo que quieren, cómo lo quieren, o si hay algo nuevo que quieran intentar, busquen el momento adecuado y comuníquenlo, ¡luego me cuentan cuáles fueron los resultados!